Jornaleros en La Colmena, Staten Island: Creando soluciones en las intersecciones del cambio climático, derechos laborales, la inmigración y la desigualdad

El informe reciente llamado “Deadly Skyline” encontró que la gran mayoría de las muertes en la industria de construcción se encuentran entre la fuerza laboral no sindicalizada e inmigrante.

Esto no es una sorpresa para Gonzalo Mercado, el Director Ejecutivo de La Colmena, una organización comunitaria en la costa norte de Staten Island. Los miembros de la Colmena incluyen jornaleros inmigrantes en la industria de la construcción.

Derechos Aquí habló con Mercado sobre los desafíos que enfrentan estos trabajadores, las oportunidades de cambio, y el papel crucial de los jornaleros en la respuesta a los desastres climáticos.

La reconstrucción después de Sandy

Cuando el huracán Sandy azotó Staten Island en 2012, los jornaleros se encontraban entre los primeros en la escena.

Mercado, que en ese momento estaba con El Centro del Inmigrante, dijo que el esfuerzo para apoyar a los miembros era doble. El primer reto fue ayudarles a navegar el sistema de socorro. Dados los niveles de temor entre la población inmigrante, la mayoría de los miembros afectados por la tormenta evitaron los refugios oficiales y se quedaron con los miembros de la familia. Se enfrentaron a múltiples barreras para obtener la asistencia de FEMA (la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias).

El segundo reto fue ayudar y organizar a los trabajadores. Los trabajadores de los restaurantes limpiaron y arreglaron los restaurantes donde trabajaban, deseosos de volver a trabajar ellos mismos. Y los jornaleros desempeñaron un papel crucial en el alivio y la reconstrucción, tal como lo han hecho en tantos desastres relacionados con el clima en todo el país, desde los múltiples huracanes de 2017 hasta los recientes incendios forestales en California.

Cuando pasaron las consecuencias inmediatas de la tormenta, unas 15 organizaciones formaron brigadas de jornaleros, que los domingos iban de puerta en puerta voluntariamente para limpiar las casas.

“Recuerdo un caso con una familia irlandesa”, dice Mercado. “Llegamos a la puerta y explicamos que teníamos un grupo de seis trabajadores que podían ayudar, porque la familia intentaba sacar cosas de la casa y limpiar.

“Originalmente la familia estaba muy sospechosa. Pensando en quiénes son estas personas morenas que vienen a mi casa, sabes…Y luego, con cautela, dijeron que sí, seguro, nos pueden ayudar. Regresamos alrededor de las seis para recogerlos, y esas personas estaban llorando, abrazando a estos trabajadores, fue increíblemente conmovedor. Y sabes que la experiencia con ellos durará para siempre “.

El informe de CUNY “Jornaleros y Trabajo de Socorro en Desastres después del Huracán Sandy” detalla los desafíos que enfrentaron estos trabajadores. Fueron expuestos a materiales peligrosos y condiciones de trabajo inseguras, mientras que muchos de los propietarios y contratistas han mostrado una combinación de ignorancia y negligencia.

Se han hecho algunos avances importantes después de Sandy.

Varios centros de trabajadores y organizaciones como Make the Road unieron fuerzas para aumentar la formación de salud y seguridad de OSHA para los miembros. La Colmena ahora brinda estas capacitaciones mensualmente y tiene un programa de capacitación-de-capacitadores para que sus trabajadores. Otro avance es que la Ciudad ahora apoya formalmente una red de cinco centros de jornaleros, uno en cada condado.

La frecuencia y severidad de las tormentas y oleadas solo aumentarán. Mercado cree que se puede hacer mucho más, por ejemplo garantizar que los centros de jornaleros estén bien preparados con equipos de respuesta a emergencias, como generadores eléctricos.

La lucha contra el robo de salarios y los accidentes laborales

La Colmena está estratégicamente ubicada cerca de los dos “rincones” de jornaleros de Staten Island. En toda la ciudad hay aproximadamente 35 de estos rincones, donde los trabajadores esperan que los contratistas los recojan para el trabajo. Uno de los papeles del centro es emitir contratos entre trabajadores y empleadores. Los miembros trabajan en una amplia gama de trabajos, desde jardinería local hasta trabajar en las torres de lujo en Manhattan.

Para muchos de los trabajadores, los meses de invierno son particularmente difíciles, ya que el trabajo de jardinería se reduce. Algunos caen en la falta de vivienda y el abuso de drogas, justo cuando el clima se pone más frío. En enero murió un miembro de 25 años.

Los trabajadores se enfrentan regularmente al robo de salarios, accidentes laborales y discriminación. Un “muro de la vergüenza” junto a la puerta enumera a los contratistas con malos registros, como advertencia para evitarlos.

Mercado cita los esfuerzos del Fiscal de Distrito de Manhattan como un gran avance para responsabilizar a los contratistas abusivos: Cy Vance lidera el camino en dar sanciones penales por muertes y accidentes causados ​​por fallas de seguridad, y por robo de salarios.

“Eso es lo que necesitamos ver más”, dice Mercado. “Esa es la única forma en que los desarrolladores y las empresas de construcción realmente van a entender que nuestros trabajadores no son trabajadores desechables. Ahorrar aquí, ahorrar allí o producir un trabajo apurado, tiene sus consecuencias. No puede ser solo ganancia. Estamos jugando con la vida de los trabajadores”.

Mercado también ve una oportunidad para educar al público en general y a los propietarios de edificios. Algunos de los sitios de construcción son “casas grandes que cuestan millones y millones de dólares”, dice, “así que piensas que al menos pueden respetar a los trabajadores”.

En el futuro, un enfoque potencial podría ser emitir calificaciones, similares a las que se usan en los restaurantes, para los sitios de construcción o los desarrolladores.

“Tenemos una carrera hacia abajo con desarrolladores y contratistas. Los desarrolladores siempre van a encontrar a los contratistas que cobran lo más barato.

“Entonces, ¿cómo cambiamos esa cultura? No solo es injusto para los trabajadores. Es injusto para los buenos desarrolladores y los buenos contratistas, que quieren hacer lo correcto, pero pierdan a estos otros tipos que cobran mucho menos y no se preocupan por sus trabajadores”.

Mercado también enfatiza la necesidad de facilitar que los miembros de los centros de trabajadores puedan afiliarse a los sindicatos. En muchas formas, el papel de los centros de trabajadores, dice, es proporcionar un espacio de organización, el acceso a los recursos y la capacitación para los trabajadores que podrían formar parte de un sindicato. A pesar de los desafíos, dice que “tiene que haber una manera”.

Crear una económica más justa

Obviamente, la vida y los desafíos de los trabajadores se extienden más allá del lugar de trabajo. La Colmena organiza eventos culturales como el festival “Nañi Migrante”, e invita a familiares de México.

“Estas reuniones familiares han sido reveladoras”, dice Mercado. “Los miembros de la familia vienen y ven las condiciones en que viven sus familiares, y ven que los dólares no cuelgan de los árboles y que apenas ven a [sus familiares] porque trabajan 12 horas al día. No es como las hermosas fotos de Nueva York que la gente ve en Facebook. Realmente la gente hace un sacrificio”.

La Colmena estudia el impacto de las remesas en los pueblos de México y las causas fundamentales de la migración, al mismo tiempo que aboga por reformas de inmigración que beneficien a sus miembros aquí en los Estados Unidos.

Los miembros también exploran nuevas maneras para construir una economía más justa. La Colmena fue una de las muchas organizaciones que testificaron en la “Audiencia conjunta de la ciudad de Nueva York y el estado sobre la democracia económica”. Por ejemplo, ¿cuáles son las formas en que los miembros podrían unirse y convertirse en propietarios de viviendas, en lugar de vivir perpetuamente en alojamientos alquilados? ¿Hay formas en que un grupo grande pueda juntar dinero para que todos puedan ser parte de un plan de teléfono celular?

En otras palabras, dice Mercado: “¿Cuáles son las oportunidades para que usemos ese poder colectivo y imaginemos una economía diferente, una economía más inclusiva y basada en valores?”

Gonzalo Mercado en en centro de jornaleros La Colmena
Follow Rights Here on social:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.